Eje Penal

Equipo: Ejecución penal, sistema penitenciario y cárceles

Incorporación de mecanismos alternativos a penas privativas de libertad

Esta iniciativa se propone promover la implementación de mecanismos alternativos a la pena de prisión para contribuir a la reinserción social de infractores a la ley penal, desde una perspectiva de género y derechos humanos.

Según datos del SNEEP (Sistema Nacional de Estadísticas de Ejecución de la Pena), y tomando como punto de partida el inicio de las mediciones (año 2002), la población carcelaria argentina ha ido en aumento a ritmo sostenido, tanto en las jurisdicciones provinciales como a nivel federal. Las estadísticas del Servicio Penitenciario Federal registran que, para diciembre del año 2017, la cantidad de personas alojadas, a nivel federal, excede la capacidad utilizable en 406 plazas,  sobre un total de 12.077  plazas de capacidad operativa.

La problemática de la sobre población carcelaria tiene un impacto negativo en materia de condiciones de alojamiento y acceso a derechos de la población privada de libertad, pero, además, redunda en el aumento de los costos del sistema y de las partidas presupuestarias necesarias. Y los altos índices de reiterancia delictiva llevan a pensar que el encierro, como forma de cumplimiento de la pena, presenta dificultades en su función resocializadora.

Por eso este proyecto se propone generar alternativas ciertas a la prisión a través de la utilización de dispositivos electrónicos.  Para ello, resulta necesario desarrollar acciones que permitan abordar integralmente las problemáticas que atraviesan las personas que cumplen alguna medida alternativa al encarcelamiento, atendiendo particularmente a las padecidas por grupos en condiciones de especial vulnerabilidad.

El Programa de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia creado a través de Resolución M.J.yD.H 1379/2015, se encuentra disponible para aquellas personas procesadas o condenadas que se encuentran privadas de su libertad en unidades penitenciarias, a disposición de la justicia nacional o federal y que reúnen las condiciones para acceder al arresto domiciliario u otras medidas alternativas al encarcelamiento o preparatorias para la libertad. Como eje primario de la intervención, se propone la promoción del acceso a los derechos de las personas a través del acompañamiento de un Equipo Psicosocial con el fin de contribuir a la reinserción social mediante el desarrollo de capacidades personales y una inserción saludable en la comunidad.

Esta iniciativa comprende la capacitación de equipos locales y la difusión al poder judicial y demás organismos intervinientes en la implementación de mecanismos alternativos al encarcelamiento.

En 2017, se cumplió con el objetivo de incorporar al Programa al 100% de las personas solicitadas por el Poder Judicial de la Nación. A julio de 2018, por disposición de Justicia Nacional y Federal,  se colocaron 954 dispositivos electrónicos.

Se brindó acompañamiento psicosocial desde una perspectiva de género y derechos humanos, prestando especial atención a aquellos colectivos de personas que se encuentran en especiales condiciones de vulnerabilidad.

Y en el marco de la federalización de mecanismos alternativos a las penas privativas de libertad, a julio de 2018, se firmaron 19 Convenios con las Provincias para la entrega de 2330 dispositivos de vigilancia electrónica y se capacitaron a más de 2000 personas incluyendo a funcionarios y representantes de los Gobiernos provinciales y operadores técnicos,  miembros del Poder Judicial, integrantes de los Servicios Penitenciarios Provinciales, representantes de los patronatos de liberados miembros y funcionarios de las Fuerzas de Seguridad.

 Responsable: Mariel Viladrich – Coordinadora del Programa de Asistencia de Personas bajo Vigilancia Electrónica

¿Sabías que el Programa de Asistencia de Personas bajo Vigilancia Electrónica desde su creación en Junio del 2015 hasta enero del 2018 creció un 1574%, y que en el marco de la federalización de medidas alternativas a la prisión se firmaron Convenios con 17 provincias a través de los que se destinan dispositivos de vigilancia electrónica?