garavano en santa fe

Inicia la oralidad civil en Santa Fe

Desde el 9 de abril de 2018, 34 juzgados santafecinos con competencia civil y comercial gestionan oralmente el período de prueba de los procesos de conocimiento: se trata de juzgados de Distrito y de Circuito de las ciudades de Santa Fe y de Rosario. Desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación se brinda asistencia técnica para la generalización de la oralidad civil a diversas jurisdicciones; en ese marco, se realizaron jornadas de capacitación y sensibilización para jueces y funcionarios, a fin de que pudieran adquirir técnicas y dinámicas propias de la oralidad y trabajar con un protocolo de gestión de la etapa probatoria que permite unificar prácticas en los distintos juzgados.

De esta manera, Santa Fe se suma a las provincias de Buenos Aires, Mendoza, San Luis y Formosa, siendo la quinta provincia en aplicar oralidad civil con el apoyo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, cuyo proyecto tiene por objetivos mejorar la calidad de las decisiones jurisdiccionales a través de la inmediación del juez y concentración de la prueba en audiencias orales; reducir los plazos totales del proceso de conocimiento a través del control efectivo de la duración del período de prueba implementando la videograbación de audiencias, y aumentar la satisfacción de los usuarios del servicio de justicia.

El proyecto de generalización de la oralidad en los procesos civiles y comerciales en la provincia de Santa Fe motivó la firma de un acuerdo en noviembre de 2017 entre el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, la provincia de Santa Fe y el Poder Judicial de Santa Fe, enmarcado en el Programa Justicia 2020.

La iniciativa de generalización de la oralidad civil es parte de la Estrategia Nacional de Reforma de la Justicia Civil que busca promover la adopción de la oralidad civil y comercial efectiva para lograr la inmediación entre los jueces y las partes en aquellos conflictos que demanden una atención directa del juez, evitar la delegación de funciones, concentrar la actividad procesal y evitar formalidades irrelevantes.